jueves, 4 de junio de 2015

Mantenimiento del Mouse o Ratón

El mouse o ratón es uno de los dispositivos de comunicación del usuario y el PC (periféricos) más utilizados, ya que permite interactuar a la perfección con las interfaces gráficas de los programas y de los sistemas operativos. Estos dispositivos suelen averiarse con el uso, siendo de suma importancia darles el mantenimiento adecuado para evitar que se estropeen o mermen su desempeño. En esta mini-guía veremos procedimientos sencillos para mantener nuestro mouse en buenas condiciones y darle un mantenimiento completo.

Mouse tradicional (de bola)


Los mouse tradicionales aún son utilizados por millones de usuarios en todo el mundo, ya que son bastante cómodos y económicos y por lo general, soportan bastante el desgaste. Uno de sus inconvenientes es que acumulan muchas impurezas debido al roce de la bola sobre la superficie de rotación (mousepad), por lo que es necesario realizarles un mantenimiento periódico. Este se puede hacer en pocos pasos, que describiremos a continuación:
Figura 2: Limpieza del mouse
  • Primeramente, desconectamos el mouse del PC y lo colocamos sobre una mesa limpia. Luego, procedemos a limpiar el mousepad con un paño húmedo y posteriormente la parte superficial del mouse y el cable, para retirar polvo y suciedad.
  • Seguidamente, volteamos el mouse y con ayuda de un destornillador retiramos la tapa que soporta la bola rotatoria del dispositivo.
  • Una vez retirada la bola, la limpiamos con un paño seco y tomamos la carcasa del mouse. Veremos unos pequeños rodillos donde la bola hace su movimiento giratorio, retiramos la suciedad de estos rodillos utilizando el destornillador o una espátula pequeña. Este procedimiento debe hacerse con mucho cuidado para no dañar la superficie de los rodillos.
  • Con un hisopo o trozo de algodón humedecido con alcohol, retiramos el exceso de suciedad de los pequeños rodillos.
  • Colocamos nuevamente la bola en su lugar y la aseguramos colocando la tapa que la soporta junto a su tornillo.
  • Hemos terminado con la limpieza del mouse y ahora, sólo nos resta conectarlo nuevamente al PC.

Figura 3: Mecanismo de funcionamiento del Mouse
Mouse óptico


  • Si poseemos un mouse óptico, el procedimiento es similar sólo que no encontraremos una bola cuando retiremos la tapa inferior, sino que en su lugar, encontraremos un lente circular que emite los rayos de lectura del mouse.
  • Con un pequeño trozo de algodón o un hisopo humedecido con alcohol, limpiamos con suavidad y mucho cuidado la superficie del lente. Al terminar, procedemos a colocar la tapa inferior del mouse y el proceso de limpieza habrá terminado.
Para mantener nuestro mouse en buenas condiciones, debemos limpiarlo periódicamente y mantenerlo alejado del polvo, así como, evitar darle golpes o que caiga al suelo y sobre todo, evitar derrames de líquidos sobre este. También, es conveniente limpiar el mousepad con regularidad.

Firma: Jerson A. Martínez M.